OPINION

Con la frente en alto

Por: Jorge E. Giraldo

Conocí a la Ingeniera Edith Milena Cabezas hace varios años cuando se desempeñaba con lujo de detalles como Gerente de la Lotería del Cauca, me la presentó un gran amigo y mejor Señor, Felipe Fabián Orozco Vivas, quien falleció siendo Representante a la Cámara por el Cauca (el mejor político que he conocido: Honesto, leal, sin tacha).

Desde esa época he seguido la trayectoria laboral, profesional y política de Milena Cabezas, una persona que solo ha dado cosas positivas para hablar. Gerente de la Lotería, Secretaria de Gobierno Departamental, candidata a la Alcaldía de Popayán en (donde fue derrotada por la politiquería que hoy tiene postrada a la Ciudad Blanca en medio del desgobierno y la corrupción) y ahora como Gerente de Indeportes Cauca donde fue reconocida por Coldeportes Nacional como la mejor Gerente a nivel nacional en el marco del evento de Hábitos y Estílos de Vida Saludable. Este reconocimiento fue una muestra de la credibilidad y confianza que se tuvo en Indeportes Cauca a nivel regional y nacional, esto gracias a un gran trabajo de Edith Milena Cabezas y el equipo de trabajo que conformó, comprometido, tendiente a fortalecer el deporte y la sana recreación en el departamento.

Desde que asumió como Gerente de Indeportes Cauca, no solo enderezó la Entidad que estaba sumergida en los escándalos de corrupción que tuvieron a su antecesora Ana Bolena García en la cárcel, procesos penales y disciplinarios que aun no terminan, tema que ya hemos tocado en estas páginas. También Edith Milena le dio otra cara al deporte caucano, con dedicación, transparencia, elaborando un gran tejido social con los deportistas, tanto los más humildes que apenas empezaban como los deportistas de élite que tantos triunfo le han dado a los Caucanos.

 Todo iba bien hasta que en Indeportes Cauca se contrató a un docente que estaba inhabilitado por ser servidor público, su nombre es Gerardo Mayela, al adjuntar la documentación requerida, se presentó como trabajador independiente aportando incluso el pago de la seguridad social y manifestando bajo la gravedad de juramento que no estaba incurso para en inhabilidades o incompatibilidades. El funcionario encargado de la oficina jurídica de Indeportes no verificó la autenticidad de la documentación aportada por el funcionario y Edith Milena Cabezas, basada en la buena fe del contratista y el buen desempeño del profesional encargado de esos temas le firmó el contrato.

Debido a lo anterior, la Procuraduría abrió una investigación que terminó con una sanción de un (1) mes en contra de Edith Milena Cabezas, sanción por demás injusta porque el señor Gerardo Mayela actuó de mala fe, cometió una falsedad, la indujo al error y como si fuera poco entregó documentos señalando bajo la gravedad de juramento que no estaba inhabilitado. Jamás hubo dolo de parte de la Gerente, nunca un detrimento patrimonial, por el contrario, confió en la buena fe de un contratista y en el desempeño y profesionalismo de un abogado encargado de revisar documentos. Para esto está la oficina jurídica de una Entidad, que tal pues que un Gerente se pusiera a verificar papel por papel de todos lo que le llega, son funciones que corresponden a otros funcionarios.

A raíz de esto, Edith Milena Cabezas Hurtado presentó su renuncia como Gerente de Indeportes Cauca, lo hizo con decoro, con la cabeza en alto, sin sombras de corrupción y posicionando a la entidad como una de las mejores del país. Los deportistas y la clase dirigente que sabe a que huele el sudor de una camiseta no querían que se fuera, pero la grandeza de Milena y su buen nombre están por encima de todo, hasta de las injusticias.
Me atrevo a decir, que esta suspensión injusta y arbitraria por cuanto se vulneró su buena fe y la confianza legítima que tenía tanto con el contratista que comete una falsedad e induce a un error, el cual con los documentos aportados no dejaba dudas de su idoneidad para desempeñar un cargo, como con su funcionario de la oficina jurídica, esto me huele mal y parece que tiene un tinte  politiquero, se dio en un momento que la excelente y honesta Edith Milena entraba al sonajero como candidata a la Gobernación del Cauca o a la Alcaldía de Popayán. Esto fue un tema político, con oscuras y maquiavélicas intensiones de hacerle daño a una persona de bien, de una hoja de vida intachable. Amarga realidad.

Ojalá el sector público y privado siempre tuvieran a funcionarios de la talla y el talante de Edith Milena Cabezas Hurtado, quien hasta para irse lo hace con la frente el alto, con el deber cumplido y con los agradecimientos del deporte caucano.
Una gran diferencia, mientras su antecesora y mal recordada Ana Bolena García, quien salió por la puerta de atrás, Edith Milena Cabezas Hurtado sale por la puerta grande. y con las manos limpias, solo untadas del sudor de los deportistas que ella, con dedicación y cariño apoyó. He dicho.

Related posts

La culpa es de quien?

admin

¿Los Maestros hoy pueden evaluar a los estudiantes de la misma manera que antes de la pandemia?

admin

PARA TENER EN CUENTA.

admin